MARCO TEÓRICO MOVIMIENTO OAOA. Está formado por las miles de ideas y ganas de hacer una mejor educación matemática de cientos de docentes de todos los niveles (infantil, primaria, secundaria y universidad), de muchos lugares de España y América Latina. Su aportación ha enriquecido la metodología OAOA, dando lugar al nacimiento de un Movimiento OAOA para renovar radicalmente la enseñanza y el aprendizaje de las matemáticas. A este proyecto OAOA se unen la nuevas tecnologías, y el uso adecuado de las mismas para el desarrollo del razonamiento lógico matemático en el siglo XXI.
PRINCIPIO OAOA 4

¡NO A LOS ALGORITMOS TRADICIONALES EN LA EDUCACIÓN MATEMÁTICA SECUNDARIA Y UNIVERSITARIA!
¡SI A  LAS CALCULADORAS GRÁFICAS Y SIMBÓLICAS!

“Gracias a la tecnología, hoy existe una oportunidad incomparable para comunicar la mejor educación matemática que alguna vez hayamos considerado posible”

“El uso de la tecnología portátil ha cambiado para siempre la manera de enseñar matemáticas, y también ha cambiado para siempre la manera en que los estudiantes las aprenden”
(WAITS Y DEMANA, 2000)


IMPACTOS EN LOS CONTENIDOS DE LOS MÉTODOS MODERNOS DE CÁLCULO

            Hasta hace no mucho tiempo era frecuente en nuestras escuelas elementales dedicar una gran energía y largo tiempo a rutinas tales como la división de un número de seis cifras por otro de cuatro. O a la extracción a mano de la raíz cuadrada de un número de seis cifras con tres cifras decimales exactas. O, en cursos superiores, al manejo con destreza y rapidez de las tablas de logaritmos con su intrincado laberinto de interpolaciones.
            Hoy, la presencia de la calculadora de bolsillo ha conseguido que casi todos estemos de acuerdo en que esa energía y ese tiempo están mejor empleados en otros menesteres. Tales operaciones son muy interesantes como algoritmos inteligentes y profundos, pero como destrezas rutinarias son superfluos.
            En la actualidad, en nuestra segunda enseñanza, así como en los primeros años de nuestra enseñanza universitaria, dedicamos gran energía y largo tiempo a fin de que nuestros alumnos adquieran destrezas y agilidad en el cálculo de derivadas, integrales, resolución de sistemas lineales, multiplicaciones de matrices, representación gráfica de funciones, cálculo de la desviación típica,...
            Ya desde hace años existen en el mercado calculadoras de bolsillo que son capaces, sin más que apretar unas pocas teclas, en unos breves segundos, de hallar derivadas de funciones, de dar su polinomio de Taylor hasta el término  de tercer grado, de representar gráficamente esta función en un cierto entorno que se pida o bien de hallar el valor de su integral entre 2 y 3 con gran aproximación.
            La inversión de una matriz 8 x 8 le ocupa a la máquina unos pocos segundos, una porción mínima del tiempo que se tarda en darle los datos. El cálculo de la  desviación típica de una gran masa de datos es una operación inmediata. Las soluciones de una ecuación de séptimo grado, incluidas las raíces complejas, son proporcionadas por la máquina en un abrir y cerrar de ojos.
            Siendo así las cosas, es claro que nuestra enseñanza del cálculo, del álgebra, de la probabilidad y estadística, ha de transcurrir en el futuro por otros senderos distintos de los que hoy seguimos. Habrá que poner el acento en la comprensión e interpretación delo que se está haciendo, pero será superflua la energía dedicada a adquirir agilidad en las rutinas que la máquina realiza con mucha más rapidez y seguridad. En la programación de nuestra enseñanza habremos de preguntarnos constantemente dónde vale la pena que apliquemos nuestro esfuerzo inteligente y cuáles son las rutinas que podemos confiar a nuestras máquinas.

            El progreso de la inteligencia humana consiste en ir convirtiendo en rutinarias aquellas operaciones que un principio han representado un verdadero desafío para nuestra mente y, si es posible, entregar la realización de tales rutinas a nuestras máquinas. Con ello  podemos liberar lo mejor de nuestra capacidad mental a la resolución de problemas que todavía son demasiado profundos para las herramientas de las que disponemos. No temamos que tales problemas vayan a escaseando.
            La experimentación en matemáticas, que se hace posible en campos cada vez más intrincados gracias a la presencia del ordenador y de la calculadora de bolsillo, es otro de los retos para el futuro de nuestra enseñanza.
            Por otra parte la capacidad para el cálculo infinitesimal, el álgebra, la estadística, la representación gráfica, la modelización,...de la calculadora que realiza cálculo simbólico, además del numérico, y por supuesto mucho más la de los ordenadores actuales, potencian claramente las posibilidades de la matemática elemental para las aplicaciones realistas que hasta ahora estaban vedadas en nuestros cursos por el exceso de tedioso cálculo simbólico y numérico que habría que efectuar a mano.

Texto extraído de:


-          GUZMÁN OZÁMIZ, M.: “La enseñanza de las ciencias y la matemática”. Tendencias e Innovaciones. Popular. Madrid (2001). Páginas 114, 115 y 116pp
Reviewed by Oaoa Matemáticas on marzo 13, 2016 Rating: 5

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.